Portal ELS


Mensajes recientes

Páginas: [1] 2 3 ... 10
1
Aventuras / Re:Aventura II - Interludio: Fantasmas de Lafra
« Último mensaje por Erkon en 19-Mayo-2018, 11:10:11 »
Thalem Aldora

[Divido a los soldados en grupos en los que puedan moverse cubrirse cómodamente, de manera que la posibles coberturas les den cobijo. Una vez preparados, los grupos saldrán aprovechando la distracción inicial del enfrentamiento entre los soldados que están atrapados y los rebeldes, y disparando para cubrirse una vez que los rebeldes se den cuenta de su presencia, a tomar posiciones. De esa manera, situados en varios lugares separados, los soldados podrán atacar a los rebeldes desde diferentes ángulos y superarlos.]

[Me dispongo a cubrir la salida de mis hombres con dos soldados más desde esa posición, antes de salir a mostrador más cercano a los rebeldes y lanzar alguna granada a su posición si está al alcance. En caso de que aún disponga del escudo de energía lo uso para cubrirme a mí y a mis soldados de apoyo al avanzar.]

[A la vez, otro grupo aprovechará si es posible para dar el rodeo y atacar la posición de los rebeldes desde atrás si la situación se alarga.]

(Si es que he entendido bien el plano y la situación de todo.)
2
Info / Comentarios / Re:Sondeo para retomar la partida
« Último mensaje por Luriant en 18-Mayo-2018, 10:04:17 »
Yo me apunto

Cantina de Lafra

La taberna estaba atestada de pordioseros, indeseables, y perfectamente camuflados en el ambiente los participantes de la campaña de Lafra tomando sórdidas bebidas.

Belkar Lemel saca un papel grande, lo extiende sobre la mesa y escribe un listado con los nombre de todos los jugadores, y junto a su nombre escribe..
Muere:20Créditos
Se gira y mira al resto de la gente.

- ¿Alguien más se anima a la porra? 20Créditos por cabeza, y debeis decidir si Acill Jerrod muere devorado por Mynocks o logra sobrevivir. Los ganadores se reparten el dinero de los perdedores.
La única norma es que no podeis avisar a Acill Jerrod de la existencia de esta porra, o recordarle por enésima vez que tiene que postear.

Aprovechar, es posible que sea una situación irrepetible.
3
Aventuras / Re:Aventura II - Interludio: Fantasmas de Lafra
« Último mensaje por Luriant en 18-Mayo-2018, 09:48:37 »
Belkar Lemel

[Demasiado concentrado para conectar, ni siquiera tengo tiempo para pensar en la seguridad de mi compañero.]
4
Aventuras / Re:Cementerio de Esperanza (Todos)
« Último mensaje por Tycho en 16-Mayo-2018, 13:22:33 »
Ben

[Intento desviar la energía auxiliar por si quedará algo de reserva hacía los generadores de gravedad mientras me giro hacía atrás sin levantarme de mi asiento. Al ver que Raven se dirige hacía atrás busco con la mirada al resto de mis compañeros y grito para que me oigan] ¿Quien esta cosciente? ¿!¿!Kull?!?!?
5
Aventuras / Re:Cementerio de Esperanza (Todos)
« Último mensaje por Talen en 15-Mayo-2018, 10:05:21 »
Brax Syko

Tirada de fortaleza para recuperar el conocimiento

2d=>11
2d6
5 + 3 = 8... fallo

[Brax esta completamente desorientada, con el cerebro como en una nube, intenta abrir los ojos, parpadea... pero todo se vuelve oscuro otra vez ]
6
Aventuras / Re:Cementerio de Esperanza (Todos)
« Último mensaje por Raven en 15-Mayo-2018, 10:01:02 »
Raven


[ Observo atónito la cantidad de naves varadas en la inmesidad del espacio comprendiendo la magnitud del lugar donde estamos. " Como es posible...tenemos que salir de aqui" [ Grito horrorizado ante la imagen del pulsar y entendiendo el destino que nos aguarda]

[ Intento llegar hasta los conmutadores que encienden el soporte auxiliar ]

TIRADA DE DESTREZA 2d6 +2 =>   3 + 2 + 2 = 7
7
Aventuras / Re:Cementerio de Esperanza (Todos)
« Último mensaje por Nolferek en 14-Mayo-2018, 20:29:15 »
Kull Novalast

[TIRADA DE FORTALEZA PARA RECUPERAR LA CONSCIENCIA]
2d6 +2 => 11
4 + 1 + 2 = 7 ... fallo

[Kull se vio envuelto por nublosa oscuridad tras golpearse la cabeza con un mamparo. Su voluntad no fue suficiente al menos por el momento para recuperar su consciencia. Su cuerpo necesitaba algo más de tiempo]
8
Aventuras / Re:Cementerio de Esperanza (Todos)
« Último mensaje por Zarpas en 12-Mayo-2018, 21:57:53 »
Casi en la completa oscuridad, apenas podeis ver como la tripulación de la nave se dispersa por la "Princesa" al golpearos la onda de choque, catapultándo a casi toda la tripulación por el pasillo central que una la cabina con el resto de la nave.. Casi todos os encontrais a merced del golpe y la ingravidez cuando el haz de energía choca con la Princesa Vagabunda.. Los sistemas de seguridad de soporte vital y gravedad arficial no se han activado. Escuchais con varios golpes secos bastante fuertes.
Korr y Ben Udrith tienen la enorme fortuna de abrochar sus cinturones a justo tiempo antes del momento del impacto.. sin embargo poco pueden ver desde la carlinga más alla del haz de luz záfiro que gira alumbrando fugazmente lo que sin duda son centenares de trozos de chatarra y naves destrozadas dispersadas por todo el cuadrante.

- Este lugar... es una tumba.. murmura el piloto rubio en tono desesperado.

Como un viejo fantasma, Raven puede distinguir durante un instante lo que parece el perfil lejano de  una antigua nave nodriza de la Federación de Comercio usada durante las guerras clon.. tambien puedes "intuir" por sus formas familiares que se dibujan bajo el faro del púlsar varios restos de naves capitales de diferentes épocas.. algunas de ellas no las habías visto en tu vida.. otras si te son como conocidas como una o dos Fragatas Nebulon B, Cargeros Pesados, Naves de transporte de esclavos y otras muchas que no llegas a distinguir claramente danzan aleatoriamente por todo el sistema.. sin duda, el joven Udrith tiene razón: se trata de un cementerio de naves.
Horrorizados veís como el haz contínua inexorable dando la vuelta entera alrededor de la estrella de neutrones.. no pasará demasiado antes de recibir otra descarga..

Por su parte, Kull Novalast pierde el equilibrio y no atina a agarrarse a ningún sitio a tiempo, resultando expulsado de la cabina hacia la habitación contigua que normalmente usa como sala de reuniones.. golpéandose primero en la cabeza y luego en un hombro, el ingeniero gruñón queda aturdido durante unos segundos flotando a mitad de camino entre el pasillo que conecta ambas estancias..

Algo parecido le ocurre a la pirata Brax Syko que tampoco consigue asirse a nada para salir disparada por el pasillo a la parte central de la nave. Para su desgracia, tambien es golpeada de cierta severidad por un contenedor de medio tamaño en su espalda, proyéctandola contra una de las paredes de la sala de carga haciendo que se golpee en la sien y provocando que pierda la consciencia temporalmente.

Desconoceis el estado o la situación de Fasrik, AG, Cassat y Lampvis que sin duda se han llevado la peor parte.. pues tambien fueron proyectados por la nave.. por los ruidos que escuchasteis, al menos dos de ellos parecen haberse golpeado con algo grande y por el sonido.. no tiene buena pinta.


--------------

Situación: Teneis 8 asaltos antes de recibir otro haz del púlsar. Los soportes de emergencia pueden ser conectados y si pudierais recuperar la energía podríais intentar maniobrar para manteneros fuera del alcance o esquivar la onda de iones... para ello necesitais pasar una tirada de Destreza a Dificultad 11 (solo Raven y Udrith) para poder llegar hasta los conmutadores que encienden el soporte auxiliar.
El resto sufrís -1 dado a todas las acciones por los golpes, a mayores tirada de Fortaleza Dificultad 10 para intentar recuperar la consciencia, si lo conseguís y quereís intentar hacer algo en gravedad cero.. tambien tiradas de Destreza a Dificultad 11 para intentar "avanzar" por la nave.
9
Aventuras / Re:Aventura II - Interludio: Fantasmas de Lafra
« Último mensaje por Tycho en 10-Mayo-2018, 16:56:56 »
Ben

[Hago gestos con la mano a mi compañero para que avancemos, una vez abajo compruebo todo atento a algún enemigo, busco cualquier cosa que me pueda ser de utilidad y coloco un explosivo en la nave. Una vez todo listo vuelvo por el mismo camino que he entrado hacía fuera del edificio para avanzar en búsqueda de más naves en la otra dirección]
10
Aventuras / Re:Aventura II - Interludio: Fantasmas de Lafra
« Último mensaje por Nolferek en 09-Mayo-2018, 22:37:52 »
Entrañas de la Fragata clase-Nebulon B Centinela. Cubierta 36H. Acill Jerrod y Belkar Lemel.

Algo, no sabía muy bien el qué, había despertado en el alférez técnico Belkar Lemel. Quizá la tensión y la proximidad de la muerte o quizá una voluntad férrea nacida de un deseo egoísta de estar destinado a hazañas más grandes y no morir en aquella dañada fragata aduanera de segunda línea en la órbita de un mundo imperial en los límites de la luz del orden del Imperio. Sea como fuere aquel día Belkar decidió marcar la diferencia. Aquel sería su momento o al menos, haría todo lo que estuviese en sus manos y capacidades para que así fuera.

Tras un breve momento de duda decidió el plan de acción. Se acercó a Acill, que en aquel momento se levantaba de la torreta de misiles con expresión de júbilo tras haber derribado su misil el Ala-A y enganchó rápidamente sus trajes.

- Espera un momento, quiero hacer un último intercambio de aire. Lo que hay aquí es casi todo cableado, te aburrirías de empalmar cables.

Acill Jerrod le miró por un momento con cara de no entender nada mientras los indicadores de oxígeno de su traje bajaban al mínimo y el gas vital pasaba al de Belkar. Comprobó que efectivamente no había tóxicos en los gases y respiró tranquilo.

- Buena suerte, y date algo de prisa, no quiero quedarme solo en esta necrosis espacial.

Acill asintió con la cabeza y dando zancadas en el entorno de baja gravedad emprendió la marcha hacia la escalera que le permitía subir a la cubierta superior, la 36G y desde ahí a la esclusa por donde habían accedido a aquella zona de la nave.

Belkar se quedó solo. Miró por un momento a través del visor de su traje las diferentes herramientas acopladas a los guanteletes de su traje y empezó a trabajar con un nivel de concentración que probablemente jamás antes en su vida había conseguido. Identificó las secciones de cableado dañadas por el fuego naval enemigo y de repente tuvo una comprensión profunda a pesar de que las naves de línea no eran su ámbito de especialización acerca de las diferentes funciones de los cables dañados y su disposición, y en su cabeza se dibujó una creativa solución técnica para poder devolverles su funcionalidad. Continuó trabajando y perdió la noción del tiempo.

(SIGUE)

Área denominada “Pantanos #FF500” a 250 kilómetros al este de Lafra Prime. Ben Udrith.

Ben levantó rápidamente la cabeza del técnico dormido tapándole la boca. Sus guantes se quedaron impregnados de restos de polvo naranja de aquellas bolsas extrañas que había comido. Rápidamente comenzó a estrangularlo lo que provocó que el técnico se despertase y empezase a manotear y a gemir, pero su agonía duró poco. Volvió a dejarlo en la misma posición en la que estaba y lo registró. No llevaba armas ni equipo. Echó un vistazo al equipo informático. Era un aparato medio obsoleto, montado a partir de piezas de varios equipos, pero funcional. Reconoció el sistema operativo y cogiendo una tarjeta de datos de gran capacidad que había por ahí, puso a copiar el contenido del disco duro principal.

Pasaron varios minutos en tenso silencio mientras se realizaba la copia, con el compañero de Ben vigilando tieso como una estatua el pasillo. Mientras tanto Ben revisó el resto de la habitación pero no encontró nada de interés. Recogió el dispositivo y continuaron por el pasillo.

Otra pequeña estancia, probablemente donde dormía el técnico. Una cama y un par de muebles donde encontraron ropa y objetos personales pero nada de interés. Y desde ahí unas escaleras que bajaban al nivel inferior, donde estaba el caza R45 Starcharser parcialmente desmontado que vieron antes. En una de las esquinas, el mando de la persiana del hangar que daba al patio donde estaban aparcados de cualquier manera los speeders y camiones. Y al otro lado del patio, el otro edificio del complejo.

Puerto Estelar de Lafra Prime. Perímetro exterior. Thalem Aldora y Maximilian Gareth.

Thalem sabía exactamente lo que debía hacerse, a pesar de que los códigos de verificación situasen a un capitán presente en las instalaciones. Realmente los soldados de las tropas de asalto se situaban un poco aparte dentro de la estructura de mando así que en caso de apuro tenía dos o tres trampillas administrativas en mente para poder escurrir el bulto si ese capitán se ponía gallito.

Con cuatro gestos distribuyó a sus hombres y avanzó para reforzar la terminal 1 por el camino más corto y cortar el acceso a las terminales de atraque. Si tenían éxito los rebeldes estarían atrapados. Dejó a dos hombres con órdenes de avanzar en retaguardia a cargo del borracho y dispuso el avance con el resto. Tres cubrieron el pasillo que en sus planos esquemáticos separaban las zonas 2 y 3 ya que constituía su flanco y desde ese pasillo las dos salas a las que se tenía acceso (unos aseos y una sala pequeña de espera) no podía accederse a la terminal y continuar por allí y acceder por el hall principal era un rodeo considerable y le pareció demasiado expuesto. Mientras con los otros diez avanzó por las pequeñas habitaciones que les separaban de la terminal. Eran habitaciones de pequeño tamaño dedicadas a despachos y oficinas administrativas del espaciopuerto, no abiertas al público. El pequeño tamaño de las estancias las hacía especialmente peligrosas para emboscadas pero las transmisiones daban indicios de que estaba despejado. Aun así, avanzar por aquellos despachos con tantos recovecos embutido en un casco de asalto que no destacaba por su visibilidad periférica no era la situación de combate preferida de Thalem.

Dejaron atrás varias habitaciones con escritorios y terminales de ordenador desiertos y llegaron a una habitación desde la que podían acceder a la terminal. Los hombres de Thalem pegaron sus hombros a la pared y se prepararon para el asalto en cuanto diera la orden. Thalem se asomó porel acceso. Como en cualquier terminal de espaciopuerto no había muchas coberturas y había muchos espacios abiertos para el trasiego de pasajeros. Filas de asientos, columnas, pequeños mostradores para comprobaciones de identidad. Pequeños comercios con licencia que vendían maletas, medios de entretenimiento o tapcafés.

La situación táctica era la siguiente: primero, su punto de acceso no era el más adecuado para un asalto, su escuadra entraría en un espacio abierto desde un acceso estrecho donde cabían dos soldados a la vez por lo que si los rebeldes se daban cuenta y concentraban el fuego haría efecto cuello de botella y habría bastantes bajas. A su izquierda a unos metros de distancia había un gran mostrador de control desde donde los restos de la otra escuadra de soldados de asalto y un par de soldados imperiales resistían. Al otro lado del acceso a los muelles había otro mostrador más pequeño, donde vio un soldado muerto y otro herido e incapacitado. Luego estaban las columnas a intervalos regulares de la estancia, que proporcionaban una pobre cobertura para una persona. A la derecha, demasiado lejos, las filas de asientos desde donde vio (quizá había más) tres rebeldes armados con rifles disparando a los mostradores. Y enfrente la cinta transportadora de equipajes, que daba cierta cobertura a alguien agachado. Thalem meditó su plan de acción.

Mientras tanto en la entrada principal del espaciopuerto el capitán Maximilian Gareth ni quería morir en aquel lugar ni quería matarse mucho la cabeza pensando. Estaba convencido de que como siempre, el Imperio acabaría imponiéndose por simple superioridad de efectivos y material.



- Teniente, coja 15 hombres con usted y avancen desde el hall principal. Acaben con toda oposición rebelde. Yo cogeré al resto y retomaremos las dependencias del centro de control de seguridad para poder coordinar nuestras fuerzas. Adelante.

Gareth reunió de nuevo a sus cuatro hombres de confianza, desenfundó su pistola y empezó a caminar con ligereza hacia el centro de control (marcado como 1 en los planos esquemáticos) sabiendo perfectamente que la acción estaría lejos de allí.


Entrañas de la Fragata clase-Nebulon B Centinela. Cubierta 36G. Acill Jerrod.

Acill llegó por la escalera a la cubierta superior sudando ligeramente. Belkar le había ordenado con tal convicción y voluntad que el informático pensaba que tan sólo alguien con una extraordinaria voluntad habría sido capaz de llevarle la contraria en aquel momento. Acill jamás había visto a su amigo así, y pensó para sí mismo que había atisbado en él cierta grandeza de la que no le creía capaz. Iba a respetarlo más en el futuro.

Con estos pensamientos Acill levantó la vista y pudo ver al fondo el acceso a la esclusa por donde habían entrado a aquella dañada parte de la nave. Parecía que hubiesen pasado seis largos años allí en lugar de unas cuantas horas.

– Mierda... De repente Acill recordó la transmisión hace unos minutos desde el puente de mando. Vio tres mynocks pegados en varias partes de las paredes de la cubierta entre él y el acceso a la esclusa. Mientras aquella parte no se sellase del espacio exterior definitivamente, en cuanto la fragata bajase los escudos aquellas babosas estelares podían entrar a aquellas cubiertas expuestas buscando absorber energía. Los parásitos estelares parecieron mirarle ominosamente.

El informático buscó alrededor suyo y vio varias cajas donde podía coger cobertura. Conectó en su guantelete derecho su pistola bláster acoplada y en su guantelete izquierdo su cortador de plasma y pensó su curso de acción.

Espacio en la órbita de Lafra Prime. Parek Kamalas.

Parek vio por los sensores que del vientre del destructor estelar clase-Victoria Diomedes Llegaban refuerzos: tres bombarderos TIE y cinco cazas TIE. Pero aún tardarían algo de tiempo en entrar en combate.

Se centró en su situación. Enlazó los cuatro cañones de su caza para maximizar el daño dado que por la fragilidad de su caza solamente iba a poder realizar un par de disparos. Se mantuvo haciendo cabriolas y maniobras evasivas para no ser un blanco fácil mientras los indicadores de distancia se iban reduciendo... y llegó el momento. Sin dejar de cabecear a un lado y al otro, Parek disparó cuando tuvo al Ala X en la mira. De sus dos tentativas, una impactó y de sus cuatro cañones impactaron tres. Por su parte el Ala X realizó varios disparos pero ninguno consiguió darle. Echó un vistazo y aun ignorando si su compañero había impactado o no, vio que también había salido airoso. Bien, habían sobrevivido al primer envite.

Los cazas TIE tuvieron suerte desigual. Siguiendo las doctrinas tácticas del Imperio tratando de aprovechar su número, los tres cazas concentraron sus disparos en ráfagas en uno de los dos Ala X y realizaron varios impactos, bajando seguramente los escudos a la mitad o quizá incluso al mínimo. El otro caza rebelde, libre de acoso, pudo concentrar sus disparos con precisión sobre uno de los cazas TIE derribándolo. Al fin y al cabo, aquellos paketes tampoco sabían hacer otra cosa con el poco entrenamiento que habían recibido. Y si las tácticas del Imperio en cazas pasaba por la superioridad numérica en aquel enfrentamiento brillaba por su ausencia.

En otra parte las lanzaderas de escolta Dragonfly hicieron lo que pudieron para retrasar a los Alas Y. Una de ellas disparó a su líder mientras la otra atacaba a los otros tres cazas que iban en formación cerrada. En respuesta, su líder atacó a la segunda para proteger a su escuadrilla, disparando dos torpedos de protones en rápida sucesión. La lanzadera viró para seguir a los tres cazas que ignorándolo todo seguían su rumbo directo  a la fragata y disparó con su torreta trasera a las cabezas de guerra que se le aproximaban. Derribó la primera y sufrió el impacto de la segunda que la mandó dando vueltas sobre sí misma y en rumbo errático por unos momentos, con sus escudos sobrecargados y la tripulación aturdida. El Ala Y agresor tuvo que romper su ataque y evadir dado que estaba sufriendo  un constante castigo por parte de la lanzadera de escolta líder.



Pero entonces apareció el transporte de ataque Resiliencia con sus dos pilotos rescatados en su bahía médica... y sus cañones delanteros y sus torretas disparando sin cesar. Con un fuerte blindaje, escudos y sin casi ángulos ciegos, se había arriesgado de forma calculada contra un solo Ala Y. Sin poder escapar, los escudos del caza rebelde cedieron y tras varios impactos en su vulnerable zona de motores el caza se partió por la mitad. Si bien los tres transportes imperiales armados se habían quedado en medio de ninguna parte, aislados de los combates y sin velocidad suficiente para alcanzar al resto de bombarderos que quedaban libres para realizar su ataque sobre la fragata.

Puente de mando de la fragata Nebulon-B Centinela

El Capitán observó el diagrama 3D de la batalla en el holomapa. Vio desaparecer el Ala Y que combatía con su exigua pantalla de escolta, aquellas dos lanzaderas de escolta y el transporte de ataque que se les había unido, pero los otros tres bombarderos habían seguido su curso. Los daños de la fragata eran de consideración y sin apoyo aquellos tres bombarderos podrían llegar a derribarla si tenían la suficiente habilidad. Deberían lanzar sus torpedos de protones en breve. Salvo que cargasen cohetes pesados o algo peor.

- ¿Y el equipo Lima-Delta? ¿Qué hay de nuestros técnicos?

- Siguen trabajando en la sección dañada. Un momento... recibimos fluctuaciones de energía. Parece ser que varios enlaces están volviendo a conectarse, el ordenador los está calibrando. Señor… ¡¡Esos técnicos lo han conseguido, además han conseguido de alguna forma reconectar y derivar los sistemas de energía que no se usan de todas esas cubiertas dañadas para dirigirlos hacia los escudos.!!

- Capitán, vuelvo a tener control remoto de la lanzadera de misiles. – El oficial de armamento comenzó a accionar mandos en su consola del puente de mando. -

- Fije blanco en esos Alas-Y en cuanto estén a tiro. Que las baterías se concentren en derribar las cabezas de guerra que nos lancen. Transmítanles a esos técnicos mi enhorabuena. -

De repente, sus probabilidades de sobrevivir se habían incrementado considerablemente.
Páginas: [1] 2 3 ... 10