Portal ELS


Autor Tema: Tino Cassat  (Leído 178 veces)

 

Nadersith

  • Webmaster Oscuro del Sith
  • Padawan
  • *
  • * * *
  • Mensajes: 895
    • nadersith
    • nadersith
    • Email
Tino Cassat
« en: 29-Octubre-2017, 18:55:31 »


TIPO: Tahur Problemático
NOMBRE: Tino Cassat
JUGADOR: Nadersith
ESPECIE: Humano (Kuan)
ALTURA: 183cm
PESO: 80kg
SEXO: Masculino
EDAD: 30 años

DESCRIPCIÓN: Moreno, ojos claros, estatura media. Perilla y bigotes recortados, barba y patillas desaliñadas. Suele vestir una blusa de manga larga medio rota sin cuello, una chaqueta/chaleco llena de bolsillos donde guardar toda clase de cosas, y unos pantalones sintéticos con botines negros.
PERSONALIDAD: Timador, poco de fiar, egoista, sarcástico, malhumorado, sentido del humor absurdo, pesimista y optimista a partes iguales, y en definitiva un vividor.
CITA CÉLEBRE: Mirando al cielo y tirando un beso "¡Me dejaste esquivar esa bala!"

HISTORIA
Spoiler
La vida de Tino Cassat siempre fue un cúmulo de despropósitos. No existe nada reseñable en su infancia o juventud más allá de la temprana edad a la que decidió partir de su Kuat natal para buscarse la vida como "hombre de negocios" de poca monta, por todos los planetas del Borde Exterior. Gracias a una facilidad pasmosa para recordar imágenes y escenas, no tuvo problema para salir adelante estafando a los pocos incautos que se toparon con él. Créditos que desde luego no ahorró e invirtió en operaciones valiosas... Como apostar a la ruleta. O farolear al Sabac.

Este ansia de fortuna y estilo de vida, no iban de la mano libres de desdichas. El juego siempre quemó el activo total que apenas podía encontrar en sus bolsillos. La cerveza coreliana era parte de su dieta diaria, motivo por el cuál ya había tenido que pedir más de un favor a algún conocido de los bajos en fondos, en alguno de los tanques de bacta ilegales que rondaban por ahí. Sus constantes cambios de humor no le hacían bien. Pocas personas aguantaban su carácter, y los que lo hacían, eran dignos de elogiar, pero desde luego no sus amigos. Las mujeres y hembras Twi'lek le aguantaban la primera semana. La siguiente desaparecían con la mitad de sus créditos. La venta de sustancias ilegales, aunque le permitían pagarse alojamientos puntuales y un relativo decente tren de vida... a punto estuvo de ser, en más de una ocasión, el billete con todos los gastos pagados para las minas de Kessel, por cortesía imperial.
Por suerte o por desgracia para nuestro querido amigo, sí que fue motivo para que varios peligrosos jefes de un conocido cartel de Nar Shaddaa quisiesen rendir cuentas en un ambiente íntimo.

Una oscura noche en Nar Shaddaa, tras ser expulsado de un tugurio lleno de partidas de Sabac, en las que consiguió desplumar a varios infelices, fue abordado por tres figuras encapuchadas que le noquearon y ataron para arrastrarle a un local vacío y cochambroso. El esbirro rodiano del cartel y sus dos matones azulones chiss no tuvieron escrúpulo alguno a la hora de intentar persuadirle para pagar el impuesto que su jefe reclamaba a todas las "empresas" del sector. Tino Cassat nunca sabrá si parte de sus uñas hubiesen quedado intactas si le hubiesen atado bien en condiciones a la silla. A pesar de la paliza recibida fue capaz de aprovechar un momento de hastío por parte de los torturadores para desatarse, levantarse, golpear de un cabezazo a uno de los chiss, agarrar su arma, y acabar, uno por uno, con una violencia desmedida, con los tres personajes. Demonios, hasta se reservó un rato para atar en la silla al rodiano y dejarle la cara como un mapa antes de lanzar su monedita de la suerte para decidir si rematarlo o no.

- Mi feo amigo, creo que por esta vez... te has librado - dijo apuntando con el bláster al ojo derecho del rodiano.

Pocas semanas después, Tino Cassatt estaba colgado de un árbol en un páramo olvidado. Desnudo, embadurnado en combustible y con una cuerda alrededor de su tobillo. A unos diez metros, una mecha recién encendida por el mismo rodiano al que había perdonado la vida se consumía en su dirección. El rodiano y otros cinco chiss saltaron sobre el aerodeslizador. El líder profirió una maldición en dirección a él, y se alejaron en cuestión de segundos por el desierto.
Tino, con dos ojos completamente cerrados e hinchados debido a la nueva paliza recibida, parecía un luchador de foso a punto de retirarse tras una prolífera carrera. "¡Hasta aquí hemos llegado!" -pensó. "Lo que no sabe es que le quité la maleta de créditos y la tiré por el camino hacia aquí".
Treinta segundos después, a punto de convertirse en rata womp chamuscada, las carcajadas que resonaban en el páramo le provocaron una arcada. Al vomitar lo poco que había desayunado esa mañana, mezclado con medio litro de sangre, de repente dejó de oír la mecha. ¿La había apagado? Efectivamente. Cuando dos minutos después se dio cuenta de que seguía de una pieza, las carcajadas fueron aún mayores.

- Voy a aniquilar a ese miserable - gritó, con eco por todo el desierto.

Unas horas después seguía colgado del árbol. Estaba anocheciendo, y tenía pocas esperanzas de seguir adelante. Tras un rato profiriendo maldiciones, vio como una pequeña silueta se acercaba rápidamente hacia él.

- No puede ser verdad... - dijo para sí mismo - Me han destrozado la cara tanto que no veo una maldita cosa.

Un mono-lagarto kowakiano estaba frente a él. Mirándole con esos ojos amarillos y unas feas orejas. Tras una obscena risa, empezó a tirarle del pelo.

- ¡Para, bicho estúpido!" - gritó.

El alienígena siguió estorbándole hasta que de repente se centró en la cuerda del árbol. Con tres mordiscos ya la había cortado, y Tino Cassat cayó como un saco de duracero al suelo.

- ¿Y ahora qué? - dijo, tirado en el suelo, magullado, y sin nada con lo que taparse las miserias.

De repente, el mono-lagarto le lanzó un objeto.

- ¡Pero qué demonios! - exclamó. - Un momento... ¡Es mi moneda de la suerte! ¿Dónde la has encontrado? - preguntó sin obtener respuesta.

Unos minutos después se puso en pie. Miró al horizonte borroso... y se volvió a sentar. Lanzó la moneda varias veces y la movió entre sus dedos con agilidad. Tras un rato sentado notando la arena en su trasero, se levantó y comenzó a caminar. Sabía el camino de vuelta. A fin de cuentas lo había ido decorando con los créditos del rodiano del cartel. El kowakiano le siguió todo el camino. Tino estaba demasiado aturdido como para rechistar.

- Tu risa es casi peor que los golpes que he recibido... Pero al menos te puedo ir contando mi vida para no aburrirme.

Al amanecer del día siguiente, llegó a una ciudad de edificios bajos. Una joven chica se escandalizó al verle desnudo y se tapó rápidamente la cara enrojecida.

- Disculpa bonita. ¿Sabes dónde narices estoy?" - le preguntó.
- Está... está... en Abregado-Rae, señor... - y se fue corriendo.

No conocía muy bien ese planeta, pero sería capaz de salir y volver a Kuat y pedir unos cuantos favores. Continuó arrastrándose por la avenida. Varios humanos se fijaron en él con gesto de desaprobación. Otros muchos alienígenas ni se molestaron. Vislumbró un pequeño hangar al aire libre con un sucio carguero.

- Vaya, vaya... ¿Mi billete de salida de este agujero? - comentó en voz alta.

Un pequeño cartel retroiluminado en el edificio pegado al hangar le hizo abrir los ojos. Tino lanzó la moneda al aire, le dio la vuelta, y vio el resultado...

- Pequeño amigo, tú te quedas aquí. Con suerte me darán un trago si no entras...

Y se encaminó sin pudor alguno al pequeño casino anunciado por el cartel, dispuesto a ganar algunos créditos.



DESTREZA: 3D+2
  • Blasters: 4D+2
  • Parar sin armas
  • Esquivar: 4D+2
  • Granada
  • Armas pesadas
  • Parar con armas
  • Atacar con armas

CONOCIMIENTOS: 3D
  • Razas alienígenas
  • Burocracia
  • Culturas
  • Lenguas: 4D
  • Sistemas planetarios
  • Bajos fondos: 4D
  • Supervivencia
  • Tecnología

MECÁNICA: 2D+1
  • Astrogación
  • Cabalgar
  • Manejar repulsores
  • Artillería naval: 4D+1
  • Pilotaje naval
  • Escudos navales

PERCEPCION: 4D
  • Negociar
  • Mando
  • Timar
  • Jugar: 5D
  • Esconderse/furtivo
  • Buscar

FORTALEZA: 3D
  • Atacar sin armas
  • Escalar/Saltar
  • Levantar
  • Vigor
  • Nadar

TÉCNICA: 2D
  • Programación/reparación ordenadores
  • Demolición
  • Programación/reparación Droides
  • Medicina
  • Reparación repulsores
  • Seguridad
  • Reparación naves espaciales

EQUIPO
  • Baraja de cartas
  • Mascota
  • Moneda de la suerte

VENTAJAS
  • Observación 1, 2, 3 +1/Punto a habilidades de PERCEPCIÓN.
  • Memoria fotográfica 3 +7 en tiradas para recordar algo.

DESVENTAJAS
  • Jugador (2) Debe superar tirada difícil de voluntad para no jugar cuando pase por una zona de juego o casino.
  • Cambios de humor (2)

PUNTOS DE FUERZA: 1
PUNTOS DEL LADO OSCURO: 0
ESTADO DE SALUD: Sano
PUNTOS DE HABILIDAD:
« Última modificación: 11-Noviembre-2017, 22:24:13 por Nadersith »