ELS


Autor Tema: Aventura II - Interludio: Fantasmas de Lafra  (Leído 7647 veces)

 

Luriant

  • Padawan
  • *
  • * * * *
  • Mensajes: 663
Re:Aventura II - Interludio: Fantasmas de Lafra
« Respuesta #75 en: 18-Mayo-2018, 09:48:37 »
Belkar Lemel

[Demasiado concentrado para conectar, ni siquiera tengo tiempo para pensar en la seguridad de mi compañero.]
« Última modificación: 18-Mayo-2018, 09:52:36 por Luriant »
 

 

Erkon

  • Padawan
  • *
  • Mensajes: 875
    • http://www.flickr.com/photos/jmlodos/
    • Email
Re:Aventura II - Interludio: Fantasmas de Lafra
« Respuesta #76 en: 19-Mayo-2018, 11:10:11 »
Thalem Aldora

[Divido a los soldados en grupos en los que puedan moverse cubrirse cómodamente, de manera que la posibles coberturas les den cobijo. Una vez preparados, los grupos saldrán aprovechando la distracción inicial del enfrentamiento entre los soldados que están atrapados y los rebeldes, y disparando para cubrirse una vez que los rebeldes se den cuenta de su presencia, a tomar posiciones. De esa manera, situados en varios lugares separados, los soldados podrán atacar a los rebeldes desde diferentes ángulos y superarlos.]

[Me dispongo a cubrir la salida de mis hombres con dos soldados más desde esa posición, antes de salir a mostrador más cercano a los rebeldes y lanzar alguna granada a su posición si está al alcance. En caso de que aún disponga del escudo de energía lo uso para cubrirme a mí y a mis soldados de apoyo al avanzar.]

[A la vez, otro grupo aprovechará si es posible para dar el rodeo y atacar la posición de los rebeldes desde atrás si la situación se alarga.]

(Si es que he entendido bien el plano y la situación de todo.)
 

 

Ignacio

  • Padawan
  • *
  • * *
  • Mensajes: 917
Re:Aventura II - Interludio: Fantasmas de Lafra
« Respuesta #77 en: 23-Mayo-2018, 13:56:42 »
Parek Kamalas

[Pienso para mi mismo]
De nada sirve que intente rescatar a las naves capitales si mientras me dirijo el Ala-X me deja fuera de combate.
[Vuelvo a intentar lo mismo, disparo y evado el fuego del Ala-X enemigo.]
"Miedo. El miedo atrae al temeroso, al fuerte, al débil, al inocente, al corrupto. Miedo. El miedo es mi aliado."

- Proverbio Sith -
 

 

Nolferek

  • Jedi Pelón
  • Jedi
  • *
  • * * * *
  • Mensajes: 2001
    • Nolfy
    • La Brújula del Errante
    • Email
Re:Aventura II - Interludio: Fantasmas de Lafra
« Respuesta #78 en: 03-Junio-2018, 18:14:31 »
Área denominada “Pantanos #FF500” a 250 kilómetros al este de Lafra Prime. Ben Udrith.

Ben y su compañero retrocedieron sobre sus pasos y volvieron a salir por la pequeña puerta frontal que quedaba cerca del acceso principal cerca del acceso por la carretera, o más bien camino despejado en la selva. Cubriéndose con los vehículos se fueron aproximando al otro edificio de la base hasta quedar a cubierto en el speeder biplaza más cercano al otro edificio.

- No nos queda mucho tiempo – intervino el comando compañero de Ben – la previsión indica que en un par de horas máximo la radiación solar incidirá de forma más directa sobre esta zona y se despejarán las brumas, será más complicado moverse sin que nos descubran.

Desde su posición detrás del speeder más al este del patio de vehículos los dos comandos conectaron las visiones térmicas de sus visores incorporados a sus cascos y observaron el otro edificio, las entradas y la disposición de los guardias. Podían ver ya el perímetro del campamento robado a la selva, la entrada principal con dos guardias, un par de ventanas cerradas y en la parte superior del edificio, que parecía una especie de nave industrial de unas dos plantas de alto, otro par de guardias con aspecto relajado recorriendo lo que sería el ático. De momento no había saltado ninguna alarma. Aquel edificio tenía que contener los hangares pero también los barracones con la mayoría de guerrilleros.

MAPA DEL CAMPAMENTO

Puerto Estelar de Lafra Prime. Thalem Aldora y Maximilian Gareth.

El teniente subalterno de la infantería imperial siguió las órdenes del capitán Gareth y organizó el ataque al hall del espaciopuerto, aun sabiendo que un ataque frontal causaría bajas. No obstante no lo hizo de forma suicida, dado que el hall estaba situado en una posición elevada y les daba a los rebeldes que les disparaban desde barricadas improvisadas una posición ventajosa. Desvió a la mitad de su grupo hacia la derecha para meterse por las pequeñas tiendas y tapcafés buscando flanquear a las fuerzas hostiles. Mientras, la otra mitad intentó atacar cuesta arriba disparando desde las pocas coberturas que pudieron coger. Varios soldados cayeron enseguida bajo los disparos rebeldes.

En las destrozadas oficinas de seguridad del espaciopuerto Gareth, escoltado por sus cuatro guardias de confianza encontró con éxito un monitor que funcionase y lo reconectó a uno de los terminales de seguridad. Introdujo su código personal y dio la alerta a todos los mandos, una medida inútil y redundante dado que ya se había solicitado a todas las unidades disponibles que acudieran al espaciopuerto. Pero aquello esperaba que cubriese su siguiente movimiento. Acto seguido comenzó a navegar por la lista de mercancías incautadas por contrabando o actividades ilegales. Y sus ojos se iluminaron con un par de opciones interesantes.

En un acceso lateral para personal, Thalem esperó el momento oportuno y dio la orden. Los soldados de asalto entraron en tromba disparando sin cesar y moviéndose rápidamente hasta las posiciones de cobertura preacordadas. Algunas de ellas eran precarias cuanto menos, pero la rapidez de la maniobra y la sorpresa cogieron a los rebeldes desprevenidos. Varios cayeron abatidos, sobre todo aquellos que cubrían el acceso principal al hall al quedar al descubierto desde ese lado.

Thalem se movió con rapidez hacia la izquierda hasta el gran mostrador de control de documentación y pasó detrás. Los tres últimos soldados de asalto operativos mas varios heridos de la infantería imperial le saludaron. Thalem comprobó con ellos que ningún rebelde había logrado pasar y les dirigió unas palabras de aprobación por su resistencia. Conectó su escudo de energía gungan y se preparó para el asalto final.

No hizo falta. Tan pronto como volvió a salir del mostrador para avanzar vio como desde el otro lado la infantería imperial flanqueaba a los rebeldes y abatía a unos cuantos más. El resto, superados y rodeados, tiraron sus armas levantaron las manos y se rindieron.

La batalla por el espaciopuerto de Lafra había terminado.

[FIN DE LAS PARTES DE THALEM ALDORA Y MAXIMILIAN GARETH]

Entrañas de la Fragata clase-Nebulon B Centinela. Cubierta 36G. Acill Jerrod y Belkar Lemel.

Belkar Lemel se sentía agotado mientras subía las escaleras. Esperaba que Acill ya hubiera pasado la esclusa de descontaminación y le pudiera ayudar a quitarse aquel traje. Esperaba no tener que ponerse un traje de vacío en mucho tiempo. Pero cuando llegó a la cubierta superior la visión que encontró no fue muy reconfortante.
Acill Jerrod había entrado en una lucha con tres mynocks. Mezcla de tiroteo y pelea, más bien. Había abatido a dos pero el tercero había conseguido abrazarle con sus asquerosas fauces en su espalda y ahora mismo se estaba poniendo morado mientras el informático tumbado en el suelo se retorcía como una croqueta intentando levantarse, alcanzar al parásito estelar con las manos, aplastarlo con la espalda o todo a la vez. Belkar pensó que debía estar pasándolo mal, con los indicadores de energía bajando rápidamente y sobre todo, con los niveles de oxígeno al mínimo.

- Lo siento amigo, estoy demasiado cansado para apuntar bien. No se me ocurre otra cosa.

Belkar conectó el arma de defensa de su traje, apuntó a Acill sin muchos miramientos y disparó. Un haz aturdidor impactó en Acill y en el mynock a corto alcance dejando fuera de combate a ambos. Enganchó el otro traje al suyo con una sirga de remolque y arrastró pesadamente a su amigo, aún con el bicho pegado al traje como una garrapata todo recto por la cubierta hasta la esclusa de descontaminación por donde habían entrado. Ella daría buena cuenta de esa asquerosidad. De un puñetazo cerró las compuertas y dejó que la bendita lluvia química hiciese su trabajo.

[FIN DE LAS PARTES DE ACILL JERROD Y BELKAR LEMEL]

Espacio en la órbita de Lafra Prime. Parek Kamalas.

Parek volvió a la misma estrategia que había empleado con los Alas-A anteriormente, tratando de esquivar y picotear a su Ala-X adversario evitando que impactasen a su frágil caza. La superior maniobrabilidad del interceptor frente al caza rebelde lo ponía en una posición ventajosa, pero la superior capacidad defensiva gracias a los escudos hacían la tarea penosa.

Los cazas TIE paketes estaban cayendo cerca suyo rápidamente. Dos fueron derribados en rápida sucesión dejando solamente a uno de aquellos novatos. Para su horror y sorpresa, su propio hombre ala restante fue derribado por un tiro enlazado afortunado de su ala X perseguidor. Parek se quedó casi solo, aunque vio que un par de misiles del pequeño grupo de tres bombarderos TIE obligaba a los cazas Ala-X a dispersarse. Aprovechó para colarse detrás de uno de aquellos cazas que por azar se puso delante de él y por varios segundos se pegó a su cola, castigando sus escudos una y otra vez hasta que cayeron, pero tuvo que romper su persecución antes de derribar a su presa.

El segundo grupo de cazas TIE lanzado desde el Diomedes se unió a la refriega, con tácticas tan burdas y torpes como hizo el primer grupo. Centraron todos sus disparos sobre uno de los Alas-X que esquivaba uno de los misiles (al menos su líder de grupo fue lo suficientemente listo para darse cuenta) y consiguieron derribarlo a duras penas gracias a que las maniobras del rebelde quedaron condicionadas por la amenaza del misil.

En otra parte, las dos lanzaderas de escolta grupo Dragonfly se dirigieron hacia la fragata y su pequeña batalla contra los bombarderos Ala-Y rebeldes, aunque su reducida velocidad les impidió alcanzarlos. Los bombarderos rebeldes a su vez lanzaron sus torpedos, pero el fuego defensivo de sus baterías y la lanzadera de misiles dispersó a los tres bombarderos e hizo su ataque ineficiente. Con sus escudos considerablemente reducidos se alejaron de la fragata, poniendo a ésta entre ellos y el resto de la batalla. Parece que maniobraban para saltar al hiperespacio dado que su ataque relámpago había fallado.

Los Ala-X parecía igualmente que maniobraban para retirarse, aunque su posición era mucho más peligrosa. Uno de ellos, cubierto por los otros dos restantes plegó sus alas y se alejó de la batalla a toda la velodidad posible, probablemente derivando toda su energía restante a motores y escudos.
« Última modificación: 03-Junio-2018, 18:23:39 por Nolferek »
"En este caso yo no tiraría a ningún niño al metro. Bueno sí, pero no por eso, sólo por apetencia, como en cualquier otro caso."(Neowedge)
-Miembro del Consejo ELS
-Oficial al mando de la Oficina de Competiciones
 

 

Tycho

  • Señor Oscuro del Sith
  • Jedi
  • *
  • * * * * *
  • Mensajes: 2877
Re:Aventura II - Interludio: Fantasmas de Lafra
« Respuesta #79 en: 04-Junio-2018, 15:47:34 »
Ben

[Uso el comunicador interno del casco] Voy avanzar por la derecha, por ese lado el edificio es más alargado y me cubrirá mejor de los guardia de la entrada. Voy a buscar unas escaleras de pared o alguna otra manera de subir a la azotea. Cúbreme desde aquí y cuando este arriba y nos hayamos encargado de los guardias te unirás conmigo.
Tycho Celchu
Miembro del Escuadrón Lores del Sith: http://www.loresdelsith.net/escuadron
Correo-e: juandalf75@yahoo.es
 

 

Luriant

  • Padawan
  • *
  • * * * *
  • Mensajes: 663
Re:Aventura II - Interludio: Fantasmas de Lafra
« Respuesta #80 en: 15-Junio-2018, 09:17:04 »
Belkar Lemel

[Sentado contra la pared observo como la lluvía química disuelve los tejidos basados en silicio del Mynock, hasta que no queda más que un montón de arena húmeda a los lados de Acill.
Por dentro me siento igual como ese mynock, cuando quiten el traje de vacía solo encontrarán el polvo de lo que una vez fue Belkar.]

[Una vez terminado el ciclo de descontaminación, dejo el cuerpo de Acill apoyado fuera de la sala sin su casco, para que no le falta más aire. Ya avisaré a alguien que lo recoja. También me quito el casco, inmune al olor de sudor en el que llevo un tiempo embutido, y voy en busqueda de mi superior.]

- Se presenta un técnico del Equipo Lima Delta, el armamento está operativo, mi compañero está incosciente pero estable a las afueras de las esclusa de descontaminación. Solicito permiso para tomar un descanso.

- Oficial: Hemos detectado sus reparaciones, el enemigo a sido dispersado. Puede tomar un breve descanso pero seguimos en nivel de Alerta 4, no se separe de su comunicador.

- Eso haré Señor, gracias Señor.

[La maquina de lamer culos imperiales se desactivo, y Belkar uso la energía disponible para mover sus piernas hasta los barracones más cercanos. Depositó su traje sobre su cama, y se tiró a las duchas completamente desnudo a quitarse el sudor que se había acumulado en su cuerpo. Su mente vagó por todo lo que había tenido que hacer hoy hasta que de repente se dio cuenta de que le faltaba algo.
Se había esforzado mucho para reparar la lanzadera de misiles, y tuvo una gran idea... pero por más que haga esfuerzo no lograba recordar lo que hizo.
Muy pronto debería de rellenar un parte de reparaciones, y era incapaz de decir si había soldado los cables correctamente, si había empalmado un misil explosivo para completar los circuitos o que. Todas esas opciones habían pasado por su mente, pero sus manos habían ejecutado un plan y no se habían dignado a informarle.]

[La posiblidad de haber empalmado un misil a modo de fusible le asustaba, así que dejo la ducha, se puso cualquier muda limpia que tuviese, se embutió en otro traje de vacio, y acelero el paso de vuelta a las cubiertas 36G y 36H, pistola en mano listo para abrir fuego contra cualquier mynock que apareciese.
Solo por un momento pensó en las historias de miedo de Jedis que controlan tu mente, y te hacen creer que poner un misil para sustituir un fusible es la solución que estabas buscando. Era terrible que esa leyenda explicase porque no podía recordar lo que hizo.]
 

 

Nolferek

  • Jedi Pelón
  • Jedi
  • *
  • * * * *
  • Mensajes: 2001
    • Nolfy
    • La Brújula del Errante
    • Email
Re:Aventura II - Interludio: Fantasmas de Lafra
« Respuesta #81 en: 25-Junio-2018, 02:26:18 »
Área denominada “Pantanos #FF500” a 250 kilómetros al este de Lafra Prime. Ben Udrith.

Ben dejó atrás a su compañero y atravesó rápidamente el espacio que le separaba del edificio atento a todo y en tensión. Se adentró en el hueco de unos pocos metros entre el bloque prefabricado de plastocemento y la selva y buscó por ese lado algún medio de subir al tejado, pero no encontró ninguno. Podría usar sus herramientas de escalada (pistola con garfio y cuerda) y tratar de escalar ese lado de la fachada, pero eso podría alertar a los vigías arriba.

MAPA DEL CAMPAMENTO


Espacio en la órbita de Lafra Prime. Parek Kamalas.

Los Alas-Y rebeldes, fuera del alcance de cualquier nave imperial saltaron al hiperespacio y desaparecieron.

En la otra parte de la batalla, el caza Ala-X que había plegado sus alas y se había alejado rápidamente, también saltó a la velocidad luz y desapareció.

Las perspectivas eran desalentadoras cuando menos para los dos cazas Ala-X restantes. Cinco cazas TIE, tres bombarderos equipados con misiles mas el interceptor de Parek estaban en sus traseros. Parek decidió que vistas las circunstancias no merecía tampoco la pena jugarse el cuello heroicamente y que un pequeño error o la mala suerte hicieran que acabase flotando en el espacio. Acosó sin mucha insistencia al más cercano de los Alas-X mientras el otro repetía la táctica de su compañero, plegaba sus alas y se alejaba rápidamente del combate. Después, se alejó y se acercó al transporte Resiliencia tanto para recibir cobertura de sus torretas como para supervisar que podía recuperar a todos los pilotos imperiales posibles, así como a alguno de aquellos rebeldes que si sobrevivían acabarían en una sobria y gris celda imperial.

Como era de esperar, ni siquiera un experto piloto de Ala-X podría escapar de semejante acoso. El fuego combinado de misiles y láser acabaron derribándolo, mientras el otro caza conseguía alcanzar la seguridad del hiperespacio.

Con el espacio despejado de enemigos, Parek enfiló el morro de su caza hacia el destructor estelar.

[FIN DE LA PARTE DE PAREK KAMALAS]
"En este caso yo no tiraría a ningún niño al metro. Bueno sí, pero no por eso, sólo por apetencia, como en cualquier otro caso."(Neowedge)
-Miembro del Consejo ELS
-Oficial al mando de la Oficina de Competiciones
 

 

Tycho

  • Señor Oscuro del Sith
  • Jedi
  • *
  • * * * * *
  • Mensajes: 2877
Re:Aventura II - Interludio: Fantasmas de Lafra
« Respuesta #82 en: 09-Julio-2018, 13:12:04 »
Ben

[Sigo bordeando el edificio para buscar más ventanas o accesos]
Tycho Celchu
Miembro del Escuadrón Lores del Sith: http://www.loresdelsith.net/escuadron
Correo-e: juandalf75@yahoo.es
 

 

Nolferek

  • Jedi Pelón
  • Jedi
  • *
  • * * * *
  • Mensajes: 2001
    • Nolfy
    • La Brújula del Errante
    • Email
Re:Aventura II - Interludio: Fantasmas de Lafra
« Respuesta #83 en: 11-Julio-2018, 11:05:46 »
Área denominada “Pantanos #FF500” a 250 kilómetros al este de Lafra Prime. Ben Udrith.

Ben siguió con el arma presta y atento por encima suyo a cualquier balcón o ventana desde donde pudieran descubrirle. Siguió bordeando el edificio con el hombro pegado a la pared de plastocemento industrial hasta llegar a la siguiente esquina. Se asomó un momento a la parte oeste del edificio. Nada, otra pared lisa sin ventanas ni balcones al exterior, ni terrazas. Aquel edificio era una masa industrial prefabricada con cuatro paredes levantadas que daba la sensación de bunker-barracón, levantado a toda prisa y de cualquier manera en medio de la selva.

Ben avanzó por la parte de atrás del edificio en el lado oeste, entre la franja del edificio y la selva.

- Los guardias del tejado entran de nuevo al edificio. Ni siquiera parece que estén muy atentos a nada. - comunica el compañero de Ben por el intercomunicador - Puedes subir al tejado. Oh, espera...quédate donde estás.

El ruido inconfundible de unos motores de nave estelar llenaron el área. Desde el cielo, descendiendo casi en vertical descendió un carguero ligero corelliano, aunque desde donde estaba Ben solamente podía escuchar el ruido de los motores cada vez más cerca. Al final, por delante de él escuchó su retumbar y luego, dentro del edificio hasta que finalmente empezaron a disminuir.

- Un carguero corelliano ligero ha entrado al edificio desde la parte sur, ahí debe estar la entrada a los hangares. Seguramente habrá ido alguien a recibirlo, si accedes por ahí ten cuidado. El tejado está desierto ahora. Aguardo instrucciones.
"En este caso yo no tiraría a ningún niño al metro. Bueno sí, pero no por eso, sólo por apetencia, como en cualquier otro caso."(Neowedge)
-Miembro del Consejo ELS
-Oficial al mando de la Oficina de Competiciones
 

 

Tycho

  • Señor Oscuro del Sith
  • Jedi
  • *
  • * * * * *
  • Mensajes: 2877
Re:Aventura II - Interludio: Fantasmas de Lafra
« Respuesta #84 en: 15-Julio-2018, 14:24:42 »
Ben

Recibido, voy arriba [Uso rapidamente mis instrumentos para subir arriba por el lado que menos visible para el enemigo sea, que supongo que es el lado que esta más hacía la zona norte]
Tycho Celchu
Miembro del Escuadrón Lores del Sith: http://www.loresdelsith.net/escuadron
Correo-e: juandalf75@yahoo.es
 

 

Nolferek

  • Jedi Pelón
  • Jedi
  • *
  • * * * *
  • Mensajes: 2001
    • Nolfy
    • La Brújula del Errante
    • Email
Re:Aventura II - Interludio: Fantasmas de Lafra
« Respuesta #85 en: 15-Julio-2018, 19:57:06 »
Área denominada “Pantanos #FF500” a 250 kilómetros al este de Lafra Prime. Ben Udrith.

Usando sus herramientas de escalada y ayudado por los crampones retráctiles de las botas de su armadura de comando, Ben ascendió rápidamente por la fachada norte del edificio. En cuanto llegó arriba, atento a la puerta por donde había desaparecido la pareja de guerrilleros desenganchó su gancho de escalada con cuerda y lo retrajo dentro de su pistola. Recuperando su subfusil bláster, inspeccionó el tejado que no era sino una especie de terraza plana y despejada con un acceso tipo abuhardillado hacia la planta inmediatamente inferior del edificio.

Se asomó por el borde, desde donde tenía una vista ventajosa del campamento guerrillero. Aun sabiendo donde estaba su compañero, le resultaba imposible verlo a simple vista, aunque las brumas de humedad iban siendo poco a poco menos densas que antes.

A lo lejos comenzó a oirse el ruido de un motor de combustible.
"En este caso yo no tiraría a ningún niño al metro. Bueno sí, pero no por eso, sólo por apetencia, como en cualquier otro caso."(Neowedge)
-Miembro del Consejo ELS
-Oficial al mando de la Oficina de Competiciones
 

 

Tycho

  • Señor Oscuro del Sith
  • Jedi
  • *
  • * * * * *
  • Mensajes: 2877
Re:Aventura II - Interludio: Fantasmas de Lafra
« Respuesta #86 en: 16-Julio-2018, 12:36:06 »
Ben

[Uso el comunicador] Reúnete conmigo [Busco una posición desde dónde cubrir a mi compañero junto a la puerta de entrada a la azotea por si vuelven poder hacerme cargo de la situación]
Tycho Celchu
Miembro del Escuadrón Lores del Sith: http://www.loresdelsith.net/escuadron
Correo-e: juandalf75@yahoo.es
 

 

Nolferek

  • Jedi Pelón
  • Jedi
  • *
  • * * * *
  • Mensajes: 2001
    • Nolfy
    • La Brújula del Errante
    • Email
Re:Aventura II - Interludio: Fantasmas de Lafra
« Respuesta #87 en: 17-Agosto-2018, 01:29:21 »
Área denominada “Pantanos #FF500” a 250 kilómetros al este de Lafra Prime. Ben Udrith.

Tras dar la orden, Ben se colocó a cubierto con la espalda apoyada en uno de los lados del acceso abuhardillado al edificio. Desde ahí si los guardias volvían podría atacarles por la espalda y a su vez seguía teniendo una vista panorámica del campamento. Vio a una figura moverse por entre la bruma y cómo su compañero recorría exactamente el mismo camino que había seguido Ben para subir a la azotea. Escaló y se reunió con él arriba. Con un gesto de la cabeza y con los subfusiles bláster por delante abrieron la puerta y entraron al edificio.

Al entrar, lo primero que escucharon fue el progresivo sonido decreciente de los motores del carguero corelliano al irse apagando. Se encontraron en una pasarela de unos tres metros de ancho, a dos metros y medio por debajo del techo del edificio, dentro de una gigantesca estancia industrial que los guerrilleros usan como hangares y viviendas o barracones, amén de probablemente, otras estancias auxiliares. Los hangares están abiertos por el lado sur del edificio en un hueco de unos diez metros de alto por casi la totalidad de la anchura del edificio, con una puerta metálica corredera industrial para cerrarlos a placer, actualmente la puerta está abierta.

Desde el interior el edificio parece una nave industrial modular prefabricada dividido por lo que podían ver desde su posición en dos partes: una constituiría las estancias de los guerrilleros: barracones, almacenes, comedores, etc distribuidos en en varias plantas no muy grandes (podían verse pequeños ventanucos que daban a la gran estancia del hangar desde cada planta en alguna de las habitaciones) que iban desde el suelo hasta el techo, en tres plantas de altura y la otra mitad del edificio constituiría el hangar en sí.

Desde donde estaban podían ver como si fuera un patio interior bajo ellos tres plantas más abajo varias naves apretujadas: cuatro cazas R-45 starcharser y el carguero corelliano que acababa de llegar. Ahora mismo dos figuras humanas hablaban con una tercera junto a la rampa de acceso del carguero mientras que otros guerrilleros se afanaban en descargar cajas con equipo y suministros con un par de trineos gravitatorios.

La nave más grande que había llegado hacía pocos minutos es un carguero ligero corelliano antiguo, anterior al archiconocido modelo YT-1300 pero no sabes identificar el modelo exacto. Puede verse una torreta defensiva en la parte superior de la nave y una pareja de cañones “frontales” en el fuselaje a la izquierda de la cabina.

La pasarela donde se encontraban los comandos está hecha de metal y abierta al hangar, con una barandilla o pasamano metálico, de unos tres metros de anchura. Ben vio que tenían un buen campo de visión de todo el hangar.

Siguiendo la dirección de la pasarela, al fondo, los dos guardias que habían entrado un rato antes caminaban distraídamente ajenos a todo hacia la puerta de acceso a las estancias, al final de la misma. La puerta estaba cerrada para insonorizar las estancias que hay tras ella, se ve un simple mando electrónico al lado de las mismas. Los guardias abrieron la puerta tocando el mando, la puerta se desplazó hacia un lado, y entraron dentro. La puerta se cerró tras ellos, durante esos momentos se pudo ver un pasillo no muy largo con un ascensor al fondo, dos puertas a la izquierda y tres puertas a la derecha.
« Última modificación: 26-Agosto-2018, 19:38:42 por Nolferek »
"En este caso yo no tiraría a ningún niño al metro. Bueno sí, pero no por eso, sólo por apetencia, como en cualquier otro caso."(Neowedge)
-Miembro del Consejo ELS
-Oficial al mando de la Oficina de Competiciones
 

 

Tycho

  • Señor Oscuro del Sith
  • Jedi
  • *
  • * * * * *
  • Mensajes: 2877
Re:Aventura II - Interludio: Fantasmas de Lafra
« Respuesta #88 en: 18-Septiembre-2018, 10:14:31 »
Ben

[Indico a mi compañero que bloquee la puerta por donde se han ido los dos rebeldes y que coloqué una granada trampa por si volvieran mientras empiezo a explicarle rápidamente el plan:

Tras colocar la granada mi compañero se colocará junto a la puerta que nosotros hemos entrado, yo junto a la pared más alejada a la puerta por donde se han ido los rebeldes, donde prepararé mi cable para descender rpidamente

Dispararemos dos tiros certeros sobre los que han descendido del carguero, acto seguido lanzaremos dos granadas cegadoras seguidas de todas nuestras granadas de humo para que cubran toda la linea de naves que hay en el hangar.

Yo descenderé rápidamente mientras mi compañero desde arriba empieza a dar cuenta son su rifle de los rebeldes desoriendotados, siempre atento a la puerta porque la que se fueron los rebeldes la cual esta preparada con una granada por si intentarán entrar por la misma.

Una vez abajo, aprovechando la confusión y el humo bloquearé la puerta que da a los barracones y colocaré también una granada explosiva en modo de trampa. Una vez lista, ayudaré a mi compañero a acabar con los rebeldes que quedan. Me ayudaré de sus indicaciones si alguno ha buscado cobertura para eliminarlos más fácilmente.

Colocaré los explosivos en los cazas y me dirigiré a la rampa del carguero, desde dónde registraré rápidamente los cuerpos caídos junto a la misma  cubriré a mi compañero mientras baja a reunirme conmigo. Una vez juntos entraremos al carguero asegurandolo para despegar y largarnos del lugar]
Tycho Celchu
Miembro del Escuadrón Lores del Sith: http://www.loresdelsith.net/escuadron
Correo-e: juandalf75@yahoo.es
 

 

Nolferek

  • Jedi Pelón
  • Jedi
  • *
  • * * * *
  • Mensajes: 2001
    • Nolfy
    • La Brújula del Errante
    • Email
Re:Aventura II - Interludio: Fantasmas de Lafra
« Respuesta #89 en: 17-Octubre-2018, 04:34:58 »
Área denominada “Pantanos #FF500” a 250 kilómetros al este de Lafra Prime. Ben Udrith.

El compañero comando de Ben siguió sus indicaciones y colocó una trampa-granada en la puerta para dar cuenta de los dos primeros incautos que fueran a pasar por aquel acceso. Acto seguido, volvió sobre sus pasos mientras metódicamente sacaba los tres módulos auxiliares que acoplados al subfusil bláster lo transformaban en un fusil de francotirador de considerable eficiencia. Adoptó posición donde le indicó Ben y por si acaso, desenfundó su pistola y la dejó junto a su rodilla por si tenía que defenderse. Sacó también todas las granadas cegadoras y de humo disponibles y las colocó preparadas junto a su pistola para empezar la lluvia de piñatas y esperó la orden de Ben.

Mientras, Ben sacó su pistola con cable y gancho incorporado y la dejó preparada para dispararla rápidamente. Igualmente preparó sus granadas. Apuntó cuidadosamente con su carabina a uno de los pilotos del carguero mientras instruía a su compañero de que se encargase del otro.

Ben dio la orden y abrieron fuego.

El objetivo de su compañero cayó, fulminado su cráneo por el disparo. Sin embargo, Ben erró el tiro. Un segundo después caía también fulminado por otro disparo del compañero de Ben, que se había apresurado a entrar en apoyo. El tercer interlocutor tuvo un segundo de shock, dos, y aquello le salvó por el momento, pegando un brinco y tirándose detrás de uno de los cazas y colocándose a cubierto.

Ben ya estaba armando un par de granadas cegadoras mientras el segundo comando cambió de objetivo. La media docena de guerrilleros que iban acarreando cajas del carguero tardaron un poco más en comprender la situación. Dos de ellos cayeron enseguida antes de que Ben avisase y lanzase sus granadas. Por desgracia no fueron totalmente eficientes. Dos de aquellos hombres se habían puesto a cubierto y cegados o no, ya agazapados detrás de su cobertura eran blancos imposibles desde su posición. Los otros dos cayeron cuando el tirador se asomó y comenzó a disparar de nuevo.

Se oyeron varios petardazos desde abajo, y varios primitivos proyectiles metálicos de energía cinética comenzaron a rebotar cerca de su posición. Un par de pistolas y un rifle automático. El compañero de Ben devolvía el fuego sin parar, y otro tipo cayó. Ambos comandos se pusieron a cubierto y prepararon y lanzaron en rápida sucesión dos granadas de humo, y luego otras dos. Cambiaron a visión térmica. Ahora venía la parte difícil.

Con un asentimiento de cabeza se dieron la señal. El compañero de Ben se asomó y con su visor empezó a rastrear blancos y disparar. Ben cogió su pistola de ascensión, disparó al techo y se descolgó por la barandilla, soltando sirga para descender rápidamente en lugar de subir. El descenso duró pocos pero interminables segundos y para su gran alivio llegó a tocar con los pies en el suelo intacto. Arriba, disparos dispersos seguían buscando a su compañero pero con todo el hangar lleno de humo resultaba imposible para los rebeldes acertarle.

Ben con la carabina en ristre enfiló hacia la puerta doble de acceso para bloquearla y cortar los refuerzos. De camino se acercó al caza más cercano. Su visión térmica y su entrenamiento le permitían moverse rápidamente entre el humo e identificar formas sólidas y objetivos enemigos. Parapetándose tras el caza, se asomó y disparó en la cabeza a un tipo que se agachaba tras una caja. Después plantó una carga explosiva en la panza del monoplaza. Ya solamente quedaban tres más. Salió de su cobertura semiagazapado.

- Atento, desde mi posición tengo una parte que no puedo cubrir, me tapa el carguero.

Ben prestó más atención hacia la izquierda, hacia donde le indicó su compañero. Vio una figura agazapada tras una de las patas de aterrizaje de la nave, pero parecía inmovilizado por el humo. Pensó rápidamente, podría tratar de dispararle pero el blanco era difícil y podría delatar su posición y que aquel tipo le devolviese el fuego aunque fuera a ciegas. Mejor aprovechar el humo. Siguó adelante fríamente hasta la puerta, voló los mandos de apertura con un par de disparos de su carabina con silenciador y preparó una trampa granada. Justo a tiempo, al otro lado escuchó varias voces aporreando las puertas del hangar. Les llevaría un rato acceder al mando hidráulico auxiliar de apertura manual, y entonces accionarían la trampa.

- Reúnete conmigo abajo.

Mientras hablaba, Ben ya se iba dirigiendo hacia el tipo que había visto con anterioridad. Se paró a dos metros de él, aquel pobre desgraciado se pensaba a salvo, ahogando su tos, a la espera de que se dispersase el humo o llegasen refuerzos. Acabó con él de un tiro en la sesera. Se acercó a otro de los cazas que le pillaba cerca y plantó otra carga. Ya solamente quedaban dos más.

Se oyó una explosión y dos gritos. Su trampa granada en el acceso de la pasarela se había accionado, y dos pobres diablos al menos estarían muertos. Vio con alivio que su compañero acababa de tocar el suelo y se le acercaba al trote.

- Planta cargas en los cazas que hay a tu izquierda y a tus 10 en punto y reúnete conmigo en el carguero.

Ben subió por la rampa de la nave arma en ristre. El humo no había entrado en la nave apenas y la tenue iluminación interna le molestaba por lo que desactivó la visión térmica. Quedó desorientado por unos segundos mientras entraba a la sala común... por un momento esperó que detrás de alguna esquina fuera a atacarle algún furtivo que se les hubiera escapado pero no ocurrió así y llegó a la cabina.

- Cargas colocadas, voy corriendo a la nave.

- Bien, ¡¡larguémonos!! - Ben accionaba los controles rápidamente, volviendo a conectar los motores, saltándose protocolos de seguridad pre-despegue y rezando porque aquella nave funcionase correctamente.

- Ya estoy dentro, cerrando rampa de acceso.

Segundos después el compañero de Ben se dejaba caer en el puesto de copiloto. Sacaron al carguero por la abertura sur del hangar, en cuanto estuvieron fuera, Ben enfiló proa hacia la órbita.

- Dale compañero, te lo has ganado. Haz los honores.

- ¡¡Sí, señor!!

El comando sacó un pequeño detonador cilíndrico y varias explosiones envolvieron el edificio de los hangares, mientras el carguero corelliano salía disparado dejando atrás muerte y destrucción para los enemigos del Imperio.

FIN
"En este caso yo no tiraría a ningún niño al metro. Bueno sí, pero no por eso, sólo por apetencia, como en cualquier otro caso."(Neowedge)
-Miembro del Consejo ELS
-Oficial al mando de la Oficina de Competiciones